Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Saltar al contenido
Vídeos de documentales gratis

La hembra de búho nival: La reina del Norte 🦉🦉🦉

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

🦉🦉🦉 Este es Hedwig, el mágico búho blanco al que han hecho famoso las películas de Harry Potter Es un búho nival y ha captado la imaginación del público de todo el mundo.

Este documental cuenta la historia de la vida de una extraordinaria familia de búhos nivales. Obtendremos una perspectiva excepcional de la vida de una pareja mientras crían a sus pequeños en el Ártico Lo que descubrimos sobre ellos confirma que son verdaderamente especiales, no solo entre los búhos, sino entre todos los animales.

 

EL BÚHO NIVAL, LA REINA DEL NORTE

Al medio oeste de Estados Unidos han llegado unos visitantes excepcionales Son búhos nivales jóvenes Pueden aparecer en lugares como éste y luego desaparecer Los búhos nivales son nómadas Unas criaturas tan majestuosas podrían, muy bien, parecer fuera de lugar a plena luz del día entre las casas y granjas de Wisconsin

Estos jóvenes búhos nivales están aquí para esquivar el duro invierno ártico, mucho más al norte El clima aquí abajo es menos extremo y las presas más fáciles de encontrar

Estos búhos aún no dominan totalmente todas las habilidades necesarias para sobrevivir al invierno del norte, donde sus padres sí pueden hacerlo Las imágenes inéditas de estos animales que ahora les presentamos son el encuentro más cercano con un búho nival que muchos de nosotros hayamos tenido nunca Los búhos nivales son unos de los mayores búhos del mundo Tienen una visión extraordinaria Su peculiar vista telescópica les permite localizar a sus presas a grandes distancias

Necesitarán de toda su habilidad y agudos sentidos para sobrevivir en el Ártico, la tierra de la nieve y el hielo, el hábitat de sus padres Este es el Ártico En invierno, el sol está permanentemente por debajo del horizonte, en una ininterrumpida noche polar Los búhos nivales adultos pueden vivir aquí durante estos meses fríos y oscuros Sólo los más experimentados son capaces de vivir todo el año en esta tierra fantasmal, inhóspita y congelada

Además de telescópicos, sus extraordinarios ojos son lo bastante sensibles para ver en este permanente crepúsculo Estos robustos búhos pueden atrapar presas grandes Normalmente tienen poca elección No hay mucha vida aquí arriba La luz está volviendo lentamente al Ártico

Es ahora cuando puede apreciarse la verdadera majestuosidad del búho nival en este reino congelado y blanco El viento constante empeora aún más las cosas Para los búhos nivales adultos, la creciente luz del día significa que la posibilidad de criar se está acercando Puede no parecerlo, pero el inicio del corto verano ártico se anuncia ya próximo Los búhos nivales deben anidar en la primera parcela de tundra libre de nieve que puedan encontrar

De año en año, esto puede tener lugar en un lugar totalmente distinto, en cualquier parte de todo el Ártico. Estamos a finales del mes de mayo, y si queremos tener éxito filmando a los búhos nivales, vamos a tener que encontrarlos pronto. Los búhos nivales podrían estar criando en cualquier sitio, desde Siberia hasta Canadá Esperamos seguir a una familia que esté criando durante el corto verano Aunque como aún es pronto, ni siquiera los científicos saben cuál sería el lugar indicado

Que el número de búhos fuera elevado en una zona el año pasado, no significa que este verano ocurra lo mismo Hay pruebas, por las bolitas regurgitadas, de que recientemente ha habido búhos por aquí, pero no hay señales de ningún nido Pasan los días y todavía no hemos encontrado ningún búho nival criando Esperamos que este año no sea uno de esos en los que apenas tienen crías Corre ya el mes de junio y a nuestro alrededor la nieve y el hielo se están fundiendo a gran velocidad

La tundra al descubierto atrae a las aves migratorias del sur Todas buscan un lugar donde anidar El verano apenas dura unos meses Cualquier animal que quiera criar, debe afanarse en ello Ahora el sol está permanentemente sobre el horizonte

No se volverá a poner otra vez durante 82 días Una indicación de un científico nos ha traído hasta North Slope, en Alaska Hay años en que esta tundra está salpicada de nidos de búhos nivales Aunque en esta ocasión creemos que nos hemos podido equivocar, y ya no habrá tiempo para trasladarnos a otra parte del Ártico Este ataque repentino de un búho nival macho nos hace pensar que hemos entrado en su territorio de cría

Cualquier cosa que se acerque a un kilómetro de distancia del nido de un búho nival, puede ser motivo de ataque; incluso los lobos y osos polares Tenemos que instalar nuestro escondite muy lejos del nido para evitar perturbar a los búhos de nuevo Es un gran alivio instalarnos La hembra está sentada sobre los huevos, y finalmente podemos empezar a observarlos y a filmar. Ella es el único búho empollando en toda la tundra, no vemos ninguna otra pareja reproductora en ninguna otra parte del paisaje

Si ella fracasa, nuestro viaje estará condenado La ausencia de otros búhos debe de significar algo ¿Está haciendo nuestra pareja lo correcto intentando criar aquí a sus polluelos? Un polluelo ha roto el cascarón Podría haber más Sabemos que estos búhos nivales pueden llegar a poner hasta catorce huevos, la mayor nidada de cualquier búho

Los polluelos nacen cada pocos días, pero bajo esa manta de plumas todavía no tenemos ni idea de cuántos hay A nuestro búho nival macho puede vérsele desde muy lejos Su brillante plumaje blanco indica a los demás que éste es su territorio Al ser la hembra la que mantiene a los polluelos calientes, cazar presas es tarea de él Mientras el tiempo acompañe, deberá pasar todo su tiempo cazando; aquí, las condiciones pueden cambiar en un instante

La niebla o los vientos fuertes volverán imposible su tarea El éxito de la nidada de este año dependerá ahora de cuántas presas pueda atrapar Ha capturado algo Es un lemming americano, que ha llevado al nido En un raro día calmado como éste, puede dedicarle muchas horas a la caza

Mientras son pequeños ella tiene que partirles el alimento en pedacitos, ya que con esas bocas tan diminutas podrían atragantarse con trozos mayores Su visión es de largo alcance, por lo que no puede ver a los polluelos cuando están tan cerca de su rostro Unas cerdas que les sobresalen del pico la ayudan a localizarlos ¿La razón de que no haya más búhos es porque saben que no hay suficiente alimento? En ocasiones, puede atrapar pájaros como este playerito pectoral y este falaropo rojo Aunque para que los búhos nivales críen con éxito a sus polluelos, debe haber suficientes lemmings

El problema es que en todo el Ártico los lemmings pueden ser totalmente impredecibles, incluso en una zona pequeña Su número puede aumentar muchísimo o desaparecer en cualquier momento durante el verano Para los búhos nivales, esto hace de la crianza una apuesta arriesgada Ha habido años en que en esta parcela de tundra había más de treinta parejas reproductoras de búhos al mismo tiempo Este año el lugar esta desierto, salvo por nuestra pareja

Hemos encontrado un nido abandonado, lo que no es una buena señal Estamos cada vez más preocupados de que nuestra pareja también pueda fracasar Podemos contar cinco polluelos en el nido Cinco Necesitarán una enorme cantidad de alimento mientras crecen

Mientras tienen esta edad, los polluelos necesitan el calor de la madre, sobre todo con este frío y con este viento Como no cuenta con un lugar alto desde el que poder avistar, planea y usa su visión telescópica para explorar la tundra en busca de movimientos No puede permitirse fallar de esta manera Sólo él puede cazar Ella mantiene a las crías calientes y a salvo

Son vulnerables aquí en el suelo y hay un depredador del que deben cuidarse mucho El oso polar Al deshelarse la banquisa se ven obligados a compartir esta parte de la tundra con nuestros búhos Si los osos polares encuentran a las crías abandonadas, se las comerán Esta vez, los osos se trasladan litoral arriba, aunque bien podrían volver

Si el búho no está trayendo alimento de manera regular no es por falta de tentativas, es que hay muy pocos lemmings por aquí Esto la obliga a ella a salir a cazar: abandona a los polluelos mucho antes de lo que debería La cría más pequeña solo tiene unos días de vida; la madre debería estar con ella para protegerla del viento helado El macho ha cazado un pájaro pequeño, es un falaropo Ella necesita que él vuelva de nuevo a cazar para poder alimentar a las crías

No hemos visto muchos falaropos por aquí; ha sido un gran logro que el macho haya atrapado uno ¿Tan difícil es encontrar lemmings? Un pájaro pequeño nunca va a satisfacer el hambre de los cinco polluelos Como no hay suficiente alimento, los mayores y más grandes tienden a alcanzarlo antes que los otros A veces, al macho no vuelve durante interminables horas La falta de presas la está forzando a ella a dejar el nido una y otra vez

Estamos empezando a preocuparnos, porque las cosas empeoran aún más Sin ella para mantenerlos calientes, los polluelos intentan refugiarse del viento bajo el montículo Son demasiado pequeños para abandonar el nido Esto no ha sido nunca grabado Nos preocupa ver este extraño comportamiento

El polluelo más pequeño sólo tiene diez días y debido a su tamaño es el más vulnerable Esta gaviota hiperbórea ha estado dando vueltas por aquí y quizá sepa que las cosas no están saliendo según lo planeado para esta familia de búhos La hembra no puede permitirse alejarse demasiado del nido, aunque no les está llevando prácticamente nada a las crías Es como si no supiera hacia donde dirigirse Estos polluelos no están recibiendo suficiente alimento

Un ojo medio cerrado puede significar que un ave no está bien El más joven tiene un aspecto alarmantemente pequeño El macho raramente deja de volar y planea cada vez más alto en su búsqueda de alimento Sus esfuerzos han dado fruto, pero le espera un largo vuelo de vuelta al nido Para los polluelos, esto no ha podido llegar más a tiempo

Emprenden una frenética carrera por alimentarse Aunque el más joven y pequeño se queda el final de la cola El macho parece haber encontrado finalmente una zona, muy lejana, con abundantes lemmings Obviamente, es un gran cazador, pero ha habido muy poca caza Los polluelos mayores pueden consumir un lemming de un solo bocado

Las cosas parecen ir mejor Al ir llegando alimento, quizá la fortuna de nuestra familia vaya cambiando, aunque notamos una creciente brecha entre el polluelo más joven y sus hermanos mayores La hembra parece ser consciente de que el más pequeño está en apuros Está intentando hacer algo al respecto A diferencia de muchas otras aves de presa, todas las evidencias apuntan a que las hembras del búho nival son madres particularmente protectoras

Lo que estamos viendo frente a nosotros, desde luego, confirma esa idea A pesar de sus intentos por ayudar a la cría compartiendo el alimento con ella, sus fuerzas están fallando visiblemente A esta edad, los polluelos necesitan hasta cinco lemmings cada uno al día El tiempo puede cambiar tan rápido aquí, en el Ártico, que las crías deben estar en buenas condiciones o no sobrevivirán a un período más frío Nieblas heladas como ésta pueden llegar desde el océano Ártico en cuestión de horas

Lo que mantiene a los lemmings bajo tierra Ahora hasta la hembra está suplicándole al macho alimento ¿Cuánto tiempo va a durar esta niebla? Unas ocho horas más tarde empieza a ceder, aunque las nieblas densas como ésta pueden durar días Las cosas vuelven a ponerse feas El polluelo más pequeño está débil y aislado

Ya no tiene fuerzas para mantenerse al lado de los otros Su madre detecta que está demasiado débil para alimentarse Aunque, al menos, puede acariciarle tiernamente Es una sorpresa ver este aspecto dulce de su naturaleza Es tan cariñosa que tenemos que esforzarnos por recordar que es un búho

Incluso los polluelos mayores ahora parecen preocupados por su hermano cada vez más débil En su búsqueda incesante, el macho está buscando lemmings de camino hacia la costa Esto está a unos cuantos kilómetros de distancia del nido El número de lemmings puede elevarse o descender con mucha rapidez Es imposible saber dónde buscarlos

Podría haber concentraciones de ellos en cualquier parte de la tundra No parece que el polluelo más pequeño esté haciendo ningún movimiento Debe de haber muerto Ella también lo sabe Lo ha invertido todo en intentar salvar a su pequeño, pero hay otros cuatro que necesitan su atención

Justo frente a nosotros, notamos un cambio completo y repentino en ella En lo que a nosotros nos parece una medida desesperada, alimenta a los otros con el cuerpo sin vida Esto, al menos, podría mantenerlos vivos No hay ni la más remota señal del macho Con su pareja desaparecida y su polluelo menor muerto, ¿qué va a hacer a continuación? Sus esfuerzos por criar a su nidada están siendo un desastre

Horas más tarde, le divisamos con un lemming Se apresura en volver al nido Pero su familia parece haberse marchado Está confuso Están a cientos de metros de distancia en la tundra

Es un largo camino, pero hay alimento ahí fuera y no hay tiempo que perder Esta es la clase de abundancia de lemmings por la que ha estado esperando todo el verano Ansiosos por alimentarse, los polluelos avanzan hacia él Como ya no están en el nido y se mueven cientos de metros al día, tenemos que mantener su ritmo Necesitamos un escondite con mayor movilidad

Un día como éste en julio puede volverse inclemente en cuestión de horas Una tormenta puede aparecer de repente Nada es seguro para estos búhos nivales Sin embargo, a pesar de todos los desafíos a los que se han enfrentado, parece que siguen adelante Hemos tenido que soportar varios días lluviosos aquí arriba, pero una lluvia helada como ésta puede ser mortal

No hay refugios en la tundra Pasan dos largos días antes de que el mal tiempo empiece a remitir Los búhos nivales están equipados con un plumón espeso y gris Es uno de los mejores aislantes del mundo natural En cinco días, todos los polluelos están a medio kilómetro del nido

Es increíble verlos caminar torpemente por la tundra Es un gran alivio para todos que el macho haya encontrado un buen terreno de caza Las crías parecen mucho más saludables Están en la edad en la que necesitan más alimento que nunca Están creciendo exponencialmente.

 

Hábitat del Buho Nival

Estamos a mediados de julio y el verano ha llegado a su apogeo Durante un corto período, algunas flores, como las amapolas árticas, añaden una pincelada de color a este paisaje, por lo demás desolado Todas las demás aves que están creciendo aquí estarán volando mucho antes que nuestros pequeños búhos nivales Cualquier movimiento parece atraer su mirada curiosa Uno ha localizado un chorlito dorado anidando

Les gusta investigarlo todo a su alrededor Tienen mucha curiosidad Algo ha alarmado al macho Son los osos polares de nuevo Pero esta vez, se dirigen directos hacia ellos

Es una madre y sus dos oseznos hambrientos Los polluelos tienen que mantenerse ocultos Su plumón gris es un buen camuflaje, aunque su olor podría delatarlos Si los osos se acercan mucho más a las crías, los adultos podrían enfrentarse a ellos y atacarlos como nos hicieron a nosotros cuando llegamos Los osos dan muestras de dirigirse hacia el interior

Nuestra hembra parece decidida a llevar a los polluelos en la otra dirección, donde el macho está cazando Vuela entre diferentes montículos, como alentando a las crías a seguirla La familia de búhos se está acercando cada vez a la costa Están a más de un kilómetro de distancia del nido, y aunque es una pequeña distancia a cubrir Hay un problema Un río se interpone en el camino Hasta donde sabemos, los polluelos no saben ni volar ni nadar ¿Qué van a hacer ahora? ¿Se quedarán atascados aquí hasta que sepan volar? La temperatura en el mes de julio a veces puede subir hasta los diez grados centígrados

Para el Ártico, éste es un día abrasador llevar una capa gruesa de plumón es un engorro Este calor y el agua atraen otro problema

Los mosquitos Es un verdadero fastidio tenerlos alrededor de los ojos A finales de julio, la mayor parte de la tundra está cubierta de mosquitos Sólo la brisa puede mantenerlos a raya Tal vez ésta sea otra de las razones por las que la familia de búhos se dirige hacia la costa

Pero van a tener que atravesar este río de alguna manera Estos búhos continúan sorprendiéndonos ¿Los otros hermanos conseguirán atravesarlo? Ellos lo hacen parecer fácil Tal vez a la tercera sea la vencida Lo consiguió

Nunca imaginamos que veríamos esto Nunca antes se había grabado en imágenes Como los búhos nos llevan mucha delantera, podemos salir de nuestro escondite Ha pasado casi una semana Las plumas de vuelo de los polluelos están creciendo deprisa y podrían echarse a volar cualquier día de estos

Toda la familia ha alcanzado la costa, donde la brisa marina mantiene a raya a los mosquitos Hay un abundante suministro de alimento Los adultos están cazando más incluso de lo que necesitan Los polluelos ejercitan los músculos de las alas y simulan atrapar una presa Ya distinguimos a los pequeños, hay dos machos y dos hembras

Las hembras tienen más bandas oscuras en las alas La estación está cambiando frente a nosotros Ya hay un cambio notable en algunos de los colores de la tundra Sólo es agosto y ya aparecen las primeras señales del otoño Las barnaclas carinegras se están reuniendo en grandes bandadas, preparándose para volar hacia el sur

Aunque los búhos padres pueden quedarse aquí cuando vuelva el largo invierno polar, sus retoños deben marcharse Aún no habrán adquirido todas las habilidades necesarias para sobrevivir durante un invierno en este lugar Sólo los búhos nivales con mucha experiencia pueden hacerlo Los jovencitos irán a donde el clima sea menos extremo y las presas más seguras Todos los visitantes veraniegos de este cabo más septentrional de Alaska se están preparando para marcharse

Al haber escasos obstáculos que sortear, la tundra es un buen lugar para aprender a volar Nuestros polluelos de búho nival perseveran con todas sus fuerzas; como en todo lo demás que les hemos visto hacer El sol se está acercando cada vez más al horizonte El día polar está llegando a su fin y nuestros jovencitos suben hacia el cielo por primera vez Al dejar a estas aves sorprendentes, comprendemos lo que hace falta para vivir y criar aquí arriba

Nuestros búhos nivales lo han hecho admirablemente bien, criando a cuatro polluelos en un año de una dificultad extrema Pronto los búhos nivales padres, se verán envueltos en otro invierno largo, oscuro y helado Este es su hogar, su dominio