Saltar al contenido
Vídeos de documentales gratis

Los Niños de Bragin – Bielorrusia

niños bielorrusia
Déjanos tu valoración

Bielorrusia capital

Regresa a Bielorrusia un grupo de 40 niños, después de haber pasado en España sus vacaciones de verano con familias de acogida Entre ellos reina el nerviosismo, la alegría por volver a casa, por a ver a los hermanos, padres, a los abuelos, pero entre estas miradas infantiles encontramos también lágrimas y tristeza , de aquellos menores a los que el retorno les angustia

Y es que en muchos casos, en casa espera una familia desestructurada y una condición de pobreza de las que han escapado durante unos meses Todos estos niños viene del sur de Bielorrusia , en la región de Gomel, cuya tierra quedó impregnada de isótopos radioactivos tras el accidente en la central de Chernobil, contaminando por cientos de años unos campos de cultivo que nunca han dejado de funcionar, y de donde salen los alimentos que los hijos de esta tierra comen a diario

Por ello las asociaciones que gestionan estas acogidas temporales controlan los niveles de radiación en estos pequeños cuerpos Antes de salir para España, tres meses atrás, también se les midió el nivel de radiactividad, y ahora se contrasta con la nueva cifra, constatando una notable bajada en la mayoría de los casos  Bragin es la capital de esta región, a muy pocos Kilómetros de la frontera con Ucrania , y a apenas 55 de la tristemente famosa central de Chernóbil, pero, lo más importante, es que está justo junto a la Zona de Exclusión, a dos kilómetros y medio…

una zona cerrada y prohibida a todo tipo de actividad humana, por sus altos índices de radiactividad En el centro de Bragin encontramos otro recordatorio de aquellos días dramáticos de 1986, el monumento de Valisi Ignatienko, un héroe de esta localidad, Sargento mayor del servicio de bomberos de la central de Chernobyl, que dio su vida por apagar el fuego radiactivo, fuego y cenizas que, pese a sus esfuerzo mártir, terminó golpeando precisamente estas calles, y contaminado estas tierras y sus gentes por generaciones

Esta zona está poblada de infinidad de pequeñas aldeas , poblaciones eminentemente agrícolas, que todavía mantienen ciertas estructuras económicas soviéticas, como los Koljós, las granjas colectivas, donde trabajan la mayoría de los adultos, con salarios que rondan entre los 80 y los 150 euros al mes, unas cifras miserables que obligan a los habitantes de estas aldeas a una economía de supervivencia que pasa obligatoriamente por el autoconsumo de productos ganaderos y agrícolas En una de estas aldeas, encontramos un ejemplo clásico del tipo de familia problemática del que provienen los niños que viajan de acogida a España La madre de estos niños hace tiempo que los abandonó, y el padre, en aquel momento no reconocido, los adoptó para sacarlos del centro social donde estaban

Aún así es la abuela, como en tantos y tantos casos en esta parte del mundo, la que carga con el trabajo de criar y sacar adelante a sus nietos  Para los más pequeños de la casa, la radiación de el suelo en el que viven, de la comida de la que se alimentan y del agua que beben es algo ajeno desconocido, sólo los que ya tienen más edad alcanzan a comprender el porqué de su viajes fuera de estas tierras

Chernobyl

Asociaciones como Bikarte o Familias Solidarias trabajan con las autoridades bielorrusas, para localizar a los niños que se sumarán en próxima temporada al programa de acogida Los colegios, sus directores y monitores sociales hacen una preselección de las familias que encajan en el perfil buscado, pero son luego los representantes de estas organizaciones quienes comprueban sobre el terreno que los menores y sus familias tienen necesidades apremiantes, que justifiquen que sean ellos, y no otros los que terminen viajando en navidades o verano

AMAIA:Bikarte es una asociación del País Vasco, que traemos niños en acogida en las campañas de navidad y verano y sobre todo estamos trabajando en la zona de la región de Gomel, Bragin, Buda-Kashalyova y demás aldeas y regiones, porque realmente donde hay más radiación y más pobreza y los niños viven en la situación más difícil

Un poco el criterio que seguimos, aunque es duro, pero…el más duro.es decir, pobreza extrema, zonas muy radiadas, y familias desestructuradas DIEGO: Nosotros seleccionamos a esos niños desde el punto de vista de su situación socioeconómica y desde el punto de vista de su situación geográfica No vamos a visitar ni a hacer una lista de niños que se encuentren fuera de la región afectada por el accidente de Chernóbil , y dentro de esa región vamos a buscar niños con necesidades, niños que sabemos que por si solos no pueden salir de la aldea en la que viven, de la región en la que viven ,y mucho menos saben lo que significa salir al extranjero Como vulgarmente se suele decir : Regiones olvidadas de la mano de Dios llegamos a encontrar aldeas y cabañas donde no existe absolutamente nada más que esa cabaña, sin agua, sin gas, casi sin electricidad…y en las que se produce el efecto de la supervivencia

Son familias en las que vemos claramente que no tienen dinero, vemos claramente que están sobreviviendo, viven en una miseria y en esa miseria nosotros incluso llegamos a distinguir la miseria digna de la miseria indigna

El trabajo principal de estos voluntarios es sobre el terreno, comprobar cuales son las necesidades y carencias reales de los niños, para ello las visitas a los padres, conocer las casas en las que viven y sus condiciones reales de vida, son fundamentales Y estas condiciones son, por lo general, muy precarias, sin sistema de alcantarillado estas casas de madera tienen los servicios ,letrinas ,fuera, en la calle, junto a sus huertos

El agua corriente no llega a las casas y ha de ser recogida con cubos, y el gas es un sueño para la mayoría de esta población que sigue necesitando de la leña para cocinar o para calentarse en invierno Aquellos que viven en bloques de apartamentos no siempre tienen mejores condiciones, como esta casa, donde reside uno de los niños cuya situación investigan ahora los voluntarios, con los bajos abandonados y ocupados por indigentes, y con los espacios comunes en un claro abandono

Bielorrusia mujeres

En estas zonas rurales del sur de Bielorrusia, como pasó en gran parte de las zonas rurales de la antigua URSS, el derrumbe del sistema soviético en los 90 dejó miseria, desempleo y un grave problema de alcoholismo Un caldo de cultivo propicio para el fracaso estudiantil y personal, que muchas veces no alcanza a enderezar el amor sincero que estos padres tienen hacia sus hijos AMAIA: Su familias les quiere, lo que pasa es que a veces no pueden hacer más por ellos pero quererles, les quiere Eso es lo bueno, nos llevamos una idea muy buena de aquí, les quieren mucho Pero a veces no tienen capacidad ni para darles un abrazo… Nos hemos encontrado con madres ellas solas con 5 o 6 hijos que están trabajando todo el día de ordeñadoras llegan a casa y es que no tiene capacidad para nada más

La casa de la familia Rudevna es un claro ejemplo de una situación que se repite a lo largo y ancho de esta provincia, 4 hijos y una madre soltera que trabaja todo el día fuera de casa, en un Koljós, y cuyo salario apenas alcanza para trae poner comida sobre la mesa un salario que se esfuma al comprar medicamentos en caso de que haya una urgencia médica La educación de estos menores, fuera de la escuela, pasa por unos padres agotados por jornadas de 15 horas en el trabajo , y en este caso, paradigmático en la región, por una madre abnegada

Tres de los cuatro niños de esta familia ya han pasado sus vacaciones con familias de acogida en España, algo que para esta madre sólo tiene aspectos positivos, aunque ello suponga alejarse de sus hijos varios meses al año

A lo largo de esta contaminada región apenas encontramos tiendas de productos de alimentación, la inmensa mayoría de la población cría sus propios animales y come los productos de su huerto, ignorando el peligro que para su salud y la de sus hijos ello conlleva …

y tampoco hay en la región políticas activas para fomentar el conocimiento de los peligros de la contaminación nuclear, más allá de las señales que recurrentemente avisan de las zonas prohibidas AMAIA: Hay personas que piensas que como esto pasó hace 30 años ya se acabó la historia hay que insistir mucho para decir que faltan miles de años para que acabe el tema de la radiación aquí Y no nos olvidemos que Bielorrusia es el país más tocado por la radiación, porque la lluvia vino hacia aquí Y lo vemos en muchos casos, hay niños con retraso, se ve El llamamiento a las familias , el tema de Chernóbil, hay que insistir mucho

que faltan muchísimos años para que desaparezca esta radiación (Música) Y aunque la pobreza y la radiactividad del territorio sean por sí mismos problemas de primer orden, la amenaza para estos niños es la falta de opciones de futuro La convicción en muchos de ellos que la vida que les espera es la que llevaron sus padres, trabajar en una granja vivir en la pobreza y tener hijos a los que amar pero a los que no poder ofrecer un futuro digno Estás viendo que no hay oportunidades no hay proyección de futuro hay lo que rodea a esa cabaña, o a esa aldea y allí es donde se queda la gente AMAIA: El programa de Bikarte consta de dos partes y yo creo que a las familias les influyen los dos por igual

Diferencia de clases sociales

Una es la salud, que es muy importante y otra es que estos niños tienen que aprender que existe otra vida para salir porque si no, estos niños no tienen futuro aquí en estas aldeas es muy triste pero no tiene futuro A 300 Kilómetros del mundo de carencias y sacrificios que es la región de Bragin, la vida en Minsk, la capital de Bielorrusia continúa con la indiferencia habitual de las sociedades modernas Una ciudad que luce infinitamente más rica y acomodada que las regiones del país, con todo tipo de servicios y que, pese a tener una economía frágil, puede compararse a ciudades de su entorno, como Kiev o Moscú

Pero las calles rebosantes y el ajetreo de sus comercios, mercados y negocios, esconde un drama persistente al paso del tiempo, desde que los isópotos radiactivos contaminasen las tierras de cultivo de buena parte del país, hablamos, claro está del cáncer infantil Y es que Bielorrusia registra un 300% más de cancer que el resto de Europa En 2016 entraron en este hospital 400 nuevos niños

siendo la leucemia la enfermedad más habitual Según datos ministeriales un tercio de la población Bielorrusia sufren patologías relacionadas con la tiroides En el Hospital oncológico infantil de Minsk lo saben bien, por sus camas pasan niños enfermos venidos de todas las regiones del país, y es aquí donde la asociación Bikarte llevó este pasado año una de sus acciones más ambiciosas… remodelar y sanear la planta cuarta del hospital

Hoy los voluntarios de Bikarte reciben el agradecimiento por esta remodelación, de manos de médicos y pacientes, algunos de ellos pueden llegar a pasar aquí muchos meses, e incluso años, entre entradas y salidas del hospital, por lo que aquí encuentran no sólo cuidado médico, sino que también pueden continuar sus estudios Fuera del hospital encontramos otro ejemplo de solidaridad internacional con el pueblo bielorruso, estas pequeñas casitas, llamadas “nidos de esperanza” acogen a padres llegados de todos los puntos de Bielorrusia, y les permiten acompañar a sus hijos durante los largos tratamientos que reciben,

Este proyecto permite que los padres estén cerca de sus hijos el mayor tiempo posible, y alivia el gasto económico que supondría tener que alquilar un apartamento o encontrar una habitación en la capital, para unas familias que, como la mayoría en la provincia bielorrusa, tiene salarios que panas les permiten alimentar y vestir a sus familias

En cada casa hay un drama diferente, pero con un punto en común, la esperanza de estos padres en que sus hijos enfermos se recuperen, y puedan retomar la infancia donde la dejaron antes del comienzo de su enfermedad (Música) Familias solidarias con el Pueblo Bielorruso y Bikarte también trabajan fuera de la zona más contaminada, pero con niños de orfanato, como este en Novogrudok, al oeste de Minsk Niños sin padres o provenientes de familias en riesgo de exclusión social, eufemismo que muchas veces esconde situaciones de alcoholismo, pobreza y violencia en el seno familiar

Muchos de estos menores están acostumbrados a entrar y salir del centro, dependiendo de la mejora en la situación de sus padres, a los que se les retira de manera intermitente la custodia Este orfanato , donde los niños continúan sus estudios con normalidad, está dirigido por una directora infatigable, que conoce bien los aspectos positivos que para sus niños tiene viajar a España durante sus vacaciones

Los niños que viajaron el pasado verano esperan ya volver en navidades

o cuentan los meses hasta el siguiente verano, con la esperanza de sus padres, profesores, tutores, y padres de acogida puesta en que ellos sí puedan tener un futuro mejor que ahora mismo les ofrecen las zonas rurales de Bielorrusia

Fuentes informacion;

casas cuna en rusia
fotos niños adoptados en rusia
orfanatos en españa
minsk bielorrusia
chernobyl