Saltar al contenido
Vídeos de documentales gratis

Los Niños y el Deporte: ¿Cómo sacar el deportista que llevan dentro? 🏐

Los niños y el deporte: ¿Cómo sacar el deportista que llevan dentro? Los niños y el deporte son una combinación positiva ¿Por qué razón? El ejercicio favorece el desarrollo físico adecuado, la formación de un cuerpo sano con resistencia

NIÑOS Y DEPORTE

También, incentiva el mejoramiento de capacidades intelectuales como la concentración y memoria Además, contribuye en la mejora de habilidades sociales Se cultivan valores como la cooperación, el respeto y la competencia leal No obstante, más allá de gozar de los beneficios anteriormente citados, practicar algún deporte produce satisfacción

Esto se debe a que, gracias al entrenamiento constante, la persona se siente más fuerte que el día anterior  Debido a estas razones, muchos padres desean inculcar en sus hijos el entusiasmo por el deporte Sin embargo, ¿Qué puedes hacer como madre para encauzar a tus hijos en esta dirección y que saquen al deportista que llevan dentro? Los niños y el deporte: empieza por la diversión Los primeros años de vida de tu hijo son muy importantes

El niño descubre facultades de movilidad, coordinación, equilibrio y flexibilidad mientras juega Jean Le Boulch, citado en el libro La iniciación deportiva y el deporte escolar, afirma que es de vital importancia el desarrollo de las funciones psicomotrices después de los 9 años y antes de los 14 También, indica que a edades menores el concepto de deporte carece de importancia y significado Por tal razón, los padres deben incentivar el ejercicio físico desde la perspectiva de acumulación de experiencias a través de juegos De esta manera, los pequeños podrán familiarizarse con la práctica del deporte

Los padres como modelo en cuanto al deporte  De acuerdo a un artículo publicado en la Revista de Deporte e Investigación en Salud (Journal of Sport and Health Research), la práctica deportiva de los padres y la actitud de la familia ante el tema de los deportes puede influir en la disposición de los niños hacia el ejercicio físico En otras palabras, el ejemplo y gusto de los padres funciona como refuerzo positivo en los niños para estar más dispuestos a comprometerse con el deporte  No obstante, se debe tener cuidado pues la excesiva presión familiar por el deporte puede generar en el niño el Síndrome de Saturación Deportiva Esto se traduce en sentimientos de estrés excesivo, abandono del ejercicio, fobia, adversión y completo desinterés

Los niños y el deporte: ¿Cómo sacar el deportista que llevan dentro?

En resumen, no presiones a tus hijos y respeta sus decisiones en cuanto al deporte Un buen entrenador Al pensar en un entrenador quizá te venga a la mente la imagen de un capataz llevado al campo del deporte No obstante, los entrenadores son las personas que hacen conectar a los niños con el deporte desde una óptica lúdica, más allá del aspecto motriz Ellos son los especialistas y pueden orientar de la mejor manera a los niños durante su iniciación deportiva

Reconocer el objetivo del entrenamiento Según especialistas, el éxito deportivo radica en la expansión de todas las capacidades motoras del niño sumado al correcto seguimiento médico, nutricional y pedagógico de modo tal que goce de una buena salud En otras palabras, el objetivo principal es que el niño pueda crear el hábito de hacer deporte y que lo disfrute para mejorar su vida y su salud  En ocasiones, los padres evalúan el éxito del deporte a través de trofeos o medallas y, como resultado, presionan a los pequeños para que den resultados Esta es una práctica negativa debido a que puede alejar a los niños del deporte

Por tal razón, los padres deben animar a sus hijos a practicar cualquier actividad física sin esperar primeros lugares y aceptando sus limitaciones, ya sea en casos de éxito o fracaso ¿Qué clase de ejercicios pueden realizar nuestros hijos? La relación entre los niños y el deporte va en función de su desarrollo físico y mental A continuación, te presentamos una breve guía de las etapas que vive un niño hacia la especialización en algún deporte Edades entre 8 y 10 años

El ejercicio se orienta a la participación del niño en juegos infantiles y predeportivos a través de los cuales pueda desarrollar:  Habilidades y destrezas Manejo de instrumentos Flexibilidad Resistencia aeróbica

Velocidad de reacción y gestual Formación y coordinación de músculos estructurales Respetar reglas Edades entre 10 y 12 años Durante este período, la relación de los niños y el deporte se proyecta hacia la participación en dinámicas con mayor exigencia física

La finalidad es identificar el deporte que más se ajuste a las cualidades y gustos del pequeño Esto involucra: Favorecer la resistencia aeróbica Desarrollar destrezas generales en los deportes como pases, lanzamientos, tiros, etc Trabajo de fuerza, resistencia y fuerza máxima

Respeto de reglas Enseñanza de los fundamentos deportivos Conocimiento de aspectos técnicos y tácticos de deportes específicos Edades entre 13 y 17 años En esta etapa se comienza con la iniciación deportiva especializada en la que el joven optará por un deporte en específico

Para esto es necesario lo siguiente: Preparación general y específica para soportar el entrenamiento especializado Desarrollo técnico del deporte seleccionado Desarrollo táctico especializado Mejoras en la fuerza, resistencia, flexibilidad, velocidad y musculatura

Edades de 15 años en adelante El objetivo a esta edad es alcanzar el perfeccionamiento en el deporte elegido Para ello, es necesario: Entrenamiento especializado desde el punto de vista de la condición física Competición

Automatización Conclusión Los niños y el deporte integran una fórmula esencial de desarrollo, desde su niñez hasta su adultez El principal objetivo es permitir que gocen de buena salud No obstante, los niños no son adultos en miniatura, por lo que la actividad física del pequeño debe adaptarse a su edad para evitar esfuerzos que excedan sus capacidades

Sin embargo, recuerda: más allá de todos estos beneficios, como madre (o padre), debes dedicarle tiempo a tus hijos pues el deporte no lo es todo