Saltar al contenido
Vídeos de documentales gratis

Mundo del Bisonte Europeo ??

bisonte europeo

 Hábitat de los animales

Un bosque con lagos incrustado que reflejan la eternidad estancada en ellos. A veces se escuchan los golpes sordos de unos cuernos que se entrechocan

Animales desafiantes y que, furiosos o eufóricos, bailan sobre la hierba de los claros del bosque.  También ellos parecen estar aquí desde siempre Son los bisontes “La madre de todos los bisontes” La imagen de una manada desplazándose se fija momentáneamente en el frescor de la mañana Se dirige allí donde la lleva el instinto Un instinto individual y colectivo que permanece inmutable desde hace miles de años

Brama Machos en solitario, como manda el protocolo de la especie, se retrasan, e inmóviles contemplan cómo se aleja el grupo formado principalmente, por hembras y jóvenes . La manada busca renovarse Todo debe comenzar de nuevo . Pocos días antes de que empezara esta historia se produjo una tragedia . Un gran macho camina en paralelo a la manada

No le admiten en ella, pero él no quiere distanciarse La manada ha sufrido un duro golpe y, se muestra algo indecisa El gran macho de intenciones impenetrables se ha adelantado, y ahora espera a la manada Brama.  El bisonte europeo vive en Polonia, Bielorrusia y Rusia, en los restos del bosque que cubría originalmente el sur de Escandinavia, islas británicas y la mayor parte del continente, desde la península ibérica hasta el oeste de Siberia En el corazón de dicho bosque que comparten Polonia y Bielorrusia, se encuentra el bosque de Bialowieza

La recesión de un glacial hace 12000 años dio pasó a unos bosques primarios dominados por la naturaleza A partir de 1541, Bialowieza se convirtió en el coto de caza de los zares; de este modo se protegió al bisonte.  La Primera Guerra mundial supuso la masacre de miles de animales Todo se quedó en silencio

Solo el dolor infinito del viento acariciaba el tronco de los árboles en el bosque desierto El bosque de Bialowieza es reserva de la biosfera de la Unesco desde 1976 . Tres años después fue declarado Patrimonio Mundial Forma parte de la inmensa zona de coníferas y planifolios que se extiende desde el Báltico al Mar Negro bordeando los Cárpatos.  Numerosos manantiales alimentan a los riachuelos

La abundancia de agua proporciona vigor a los ciclos vegetales Los troncos muertos abundan, alimentando a una micro fauna única en el mundo La digestión y la descomposición de la materia muerta regeneran continuamente el bosque . En Bialowieza se han censado 3000 especies vegetales, 200 de aves y 62 de mamíferos Algunos de estos animales, como los lobos, fueron reintroducidos por el Gobierno polaco

En 1919, los cazadores furtivos acabaron con el último bisonte europeo En la década de los 50 la especie fue recuperada gracias a los ejemplares que vivían en algunos parques zoológicos.  El gran macho que se ha adelantado a la manada, ilustra perfección los rasgos de la especie; sus patas, a modo columnas, soportan mil kilos de músculos.  Las hembras son de menor tamaño; pocas veces superan los 800 kilos . Pero no es el peso lo que les da autoridad, sino la experiencia

La hembra más aguerrida y de mayor edad dirige la manada . Recientemente, se ha producido una tragedia La matriarca ha muerto hace unos días . Una hembra más joven, la más próxima en edad, la sucederá Es como si el tiempo se hubiera detenido

Las pezuñas golpean el suelo más indecisas que antes Los machos siempre caminan con la cabeza inclinada hacia el suelo Su postura realza la fuerza que revelan la joroba y las crines . Todavía no saben si la nueva matriarca será igual de acogedora que la anterior Se preparan para comprobarlo

Mientras tanto, se mantienen un poco aparcados . La responsabilidad de la nueva matriarca es inmensa . Debe guiar a la manada a través del bosque hacia pastos frescos y abundantes, rechazar los ataques de los lobos y encontrar rutas que seguían sus antepasados . La manada está compuesta por entre 12 y 20 cabezas, principalmente, las hermanas, primas o sobrinas de la matriarca . Los machos jóvenes permanecen en ella hasta alcanzar la madurez sexual, entonces se alejan y recorren el bosque en busca de otras hembras en otras manadas

Alimentación en los bosques

Mugen Todos deben respetar y obedecer a la matriarca Ella está en la cima de la pirámide de las relaciones de dominio y sumisión . Debe imponer disciplina, dominar el entusiasmo de los jóvenes, hacer frente a los machos insistente ajenos al grupo y mantener la cohesión del mismo La nueva matriarca debe asumir todas estas responsabilidades.  De momento está descubriendo su papel

Todos los miembros la observan De su capacidad para imponerse dependerá la seguridad de los próximos meses Las cosas parecen tranquilas y en paz.  Pero en la escala jerárquica todos quieren subir de nivel, reafirmarse y dominar al más débil Todo se decide mediante un combate frente contra frente

Gana el que mantenga más tiempo la cabeza del adversario inmovilizada a ras del suelo Las tensiones son frecuentes en el grupo.  Hay que marcharse del claro; la manada es más vulnerable a descubierto . Es necesario volver al espesor del bosque . La hembra dominante ha reiniciado la marcha

En este caso, el combate era por diversión Los combatientes se calman de momento

Cuando un miembro alcanza la edad adulta, los que se creen más fuertes lo desafían Al subir de rango, los bisontes adquieren prioridad al alimentarse, especialmente, cuando la hierba es muy escasa o cuando compiten por el alimento con otros herbívoros que limitan los recursos .

Canto de los pájaros El bosque es el hábitat fundamental del bisonte europeo Eso lo diferencia de su primo americano, que disfruta en lo claros, las llanuras y los espacios abiertos.  En Europa, el bisonte forma parte de este bosque que en la Edad de Hielo estaba habitado por mamuts y rinocerontes lanudos que convivían con sus antepasados . Cuando llega el verano, la increíble biodiversidad vegetal produce una explosión de colores

Los bisontes, cuya visión se limita al blanco y negro y a una infinidad de grises, solo perciben los olores de esta exuberancia Los cérvidos conviven con los gigantes marrones en las praderas y en el sotobosque, en el que crecen robles de hasta 600 años .Los bisontes son presas por naturaleza.  La matriarca no debe bajar nunca la guardia . El despiste es un lujo que solo pueden permitirse los depredadores

En un mundo reducido a una escala de grises, los bisontes disponen de una capacidad muy aguda para distinguir el movimiento No tienen nada que temer del zorro, pero el mínimo brinco en la hierba llama su atención Además, sus ojos de bóvido, a ambos lados de la cara, ofrecen una visión de 300 grados . Los globos oculares son protuberantes, lo que contribuye a ampliar el campo de acción .Los bisontes tienen cataratas hereditarias; quizás porque los ojos de sus antepasados estuvieron expuestos al polen y al polvo del terreno al comer plantas a ras del suelo

Los bisontes pasan dos o tres horas paciendo por la mañana, cuando el rocío todavía humedece las hierbas Hacen lo mismo al atardecer, cuando el crepúsculo refresca los pastos La abundancia de agua es una bendición para los bisontes, que beben 50 litros al día.  El bosque de Bialowieza está irrigado por numerosos arroyos y ríos que mantienen unos pastos abundantes.  Un bisonte macho adulto devora de 40 a 60 kilos de hierba al día

Yemas y cortezas tiernas completan su dieta Las mandíbulas casi siempre están en acción para pacer hierba y tallos leñosos o masticar la comida ya ingerida El bisonte es un bóvido rumiante; su quietud podría parecer meditativa, pero en realidad, constituye una etapa de tranquilidad antes de la regurgitación Muge

En un claro como este, la responsabilidad de la matriarca cobra todo su sentido . Debe vigilar la coexistencia con las especies que comen lo mismo y compiten por el reparto del ecosistema.  Además, debe asegurarse de que el terreno no quede arrasado, y así posibilita que la hierba se regenere y, cuando traiga de nuevo a la manada, encuentren alimento.  La lengua musculada y larga y, los labios móviles, hacen dela boca del bisonte una auténtica máquina de cortar el césped

Y el tiempo pasa No ha cambiado nada, ni las costumbres ni los instintos heredados de los bisontes de otro tiempo, cuando decenas de miles de ellos poblaban Europa Mugen . Por la tarde suelen rumiar tumbados En esta posición son más vulnerables, y con los estómagos llenso ralentizan sus reflejos  .Desde la desaparición de los grandes depredadores como los osos, la mejor defensa del bisonte es su tamaño

Mientras la manada rumia, la matriarca tiene que doblar la vigilancia.  Uno de los momentos más gratificantes en la vida de un bisonte es el baño de barro o de arena . Ambos dejan en el pelo una capa aislante Brama.  Las contorsiones del animal alivian el picor La arena tritura los parásitos y, el barro los asfixia

También es un ritual social, porque a menudo se comparte la felicidad del baño de arena, y sobre todo, revolcarse en el hoyo de arena mullida en el que antes se ha revolcado otro bisonte, permite adquirir supremacía al impregnarle con su olor.  Con la panza llena, el pelo saneado y la piel reconfortada por la caricia del sol, ya pueden relajarse a la espera que la matriarca dé la señal de partida . En esta época del verano, la matriarca y sus congéneres sienten algo misterioso en su interior Es una presión que surge desde adentro .Es la época de celo

Mugidos, agitación, el comportamiento de los animales se transforma . Las hembras son sexualmente receptivas y, las feromona que emiten así lo indican.  Los machos en celo rebosan energía y agresividad.  Inician un auténtico combate cuerpo a cuerpo con la tierra; levantan polvo y arrancan matorrales con el filo de los cuernos transformados en arados

Características  de los bisontes

A través de estos rituales los machos expresan la violencia de su deseo . Patean el suelo, sus glándulas emiten olores penetrantes con los que marcan el terreno, y que es percibido por los rivales circundantes . Este olor junto con el de la orina abundantemente esparcida, lejos de intimidar a un rival lo atrae irresistiblemente El instinto inunda de rabia la voluntad del rival, que solo piensa en una cosa: conquistar a una hembra . El combate da un giro extraño

Los dos adversarios mantienen sus cuerpos paralelos como si formaran una muralla . Se trata de impedir cualquier movimiento hacia la hembra deseada Mugen . El juego de posturas puede durar eternamente, hasta que se retire el menos decidido de los dos Sin luchar, sin heridas, el vencedor se impone sin daños y ni siquiera se molesta en perseguir al adversario.  No siempre es así

Cuando la lucha no puede evitarse, esta será sin piedad Las heridas son profundas, en ocasiones incluso mortales . A la luz del atardecer se produce el combate entre dos titanes Mugidos.  El combate terminará con la humillación del que tenga bajar la cabeza; con su retirada si está herido y a veces con su desplome . El más fuerte transmitirá sus genes, entre ellos el de la agresividad, a la próxima generación

De no ser así ¿cómo iba a sobrevivir la especie si la evolución no le diera al más fuerte, al más inteligente, el premio que se merece? Con la victoria en su poder, el ganador se incorpora a la manada, que ha contemplado tranquilamente el combate.  Para identificar a la hembra receptiva que le satisfará, el macho confía en su olfato Abre la fosas nasales para que las feromonas penetren mejor La primera hembra que olisquea no muestra ningún signo favorable.  Ahora la que le interesa es la nueva y todavía joven matriarca

Hace vibrar el labio y abre de par en par las fosas nasales.  El olor le gusta . Lo saborea con la boca abierta durante un buen rato . En cuestiones de reproducción, el bisonte macho no es un bruto Día tras día, está junto a la matriarca, la roza, la observa,

y en un momento dado empieza a lamerla, profusamente . El cortejo amoroso toma un cariz más serio.  Comienzan las maniobras de apareamiento

Pero la hembra no acepta de inmediato . Cuando un bisonte monta a otro, es signo de dominación.  Ella acaba de acceder a su puesto, no puede aceptarlo tan fácilmente . El macho tiene que tener paciencia Tiene que pasar más horas a su lado, lamiéndola, oliéndola

No la fuerza, se muestra atento y considerado.  Se guarda la agresividad para cualquier macho que intente entrometerse en el cortejo.  El resto de la manada contempla la escena

Al fertilizarla, el macho confirma a la hembra en su puesto de nueva matriarca.  Todavía es joven y, seguro que seguirá siendo fértil, no como su predecesora, que era demasiado adulta para tener descendencia . Un macho fuerte y una joven matriarca, la combinación perfecta para engendrar un bisonte con las mejores características de la especie El gran macho va de hembra en hembra.  Cuando termina de fertilizar a su harén, se aleja de nuevo

Ha cumplido con el deber que la evolución le ha asignado: imponerse y esparcir sus genes.  Ha llegado el momento de regresar a la frondosidad del bosque para recobrar las fuerzas perdidas .Los machos jóvenes se mantienen apartados . La edad les produce muchas frustraciones Ya pueden procrear pero

¿Cómo van a competir con el gigante que acaba de marcharse, o con los demás seductores experimentados que vienen siempre que las hembras entran en celo? Es mejor partir a la aventura, dejar atrás esta manada en la que no tienen futuro, y buscar hembras accesibles en otro lugar sin tener que luchar contra campeones . En ocasiones, mientras esperan a que llegue su oportunidad, forman grupos de jóvenes . Los pájaros cantan Mugen . Si no encuentran la felicidad en otra parte, volverán a la manada en la que nacieron

Más fuertes y decididos que antes, se llevarán a algunas hembras.  Se instalarán temporalmente con ellas en otro territorio en donde nacerán sus crías .Después, volverán a la soltería.  Así es como se dispersan los grupos y se forman nuevos núcleos familiares La época de apareamiento se extiende de agosto a octubre

Las hembras fecundadas tendrán una cría a los nueve meses, el tiempo necesario para que pase el invierno, florezcan los pastos de primavera y lleguen los cálidos días de verano.  Nueve meses es el tiempo necesario para que los nacimientos se produzcan en el mejor momento.  La matriarca da la señal de partida y todos se ponen en marcha.  El bisonte pertenece a una especie nómada, sin ser migratoria Las manadas pueden recorrer 30 kilómetros al día.  El otoño ha acabado con la hierba tierna

Tienen que cambiar la dieta y dejar atrás los claros La matriarca guía a su grupo hacia los bosques de robles donde encontrarán bayas, semillas y raíces comestibles Sonidos de pájaros Su régimen alimentario se completa con cortezas arrancadas a los árboles jóvenes Muge.  Las cortezas son ricas en nutrientes calóricos, almidón, glucosa y calcio . Es un alimento que les prepara para rigores del invierno que se acerca

Un bisonte adulto consume algo más de 14000 kilos de alimento al año, compuesto de hierba, follaje y matorrales.  Tal cantidad podría agotar la diversidad de no ser porque en el caso de macho adulto por ejemplo, cada animal dispone de un territorio de entre dos y diez km2

Sonido de pájaros.  Los territorios en los que viven los bisontes de Bialowieza no son tan vastos como debieran y, a eso hay que añadir que otras dos especies, corzos y alces, se alimentan de los mismos brotes y cortezas . A estos comensales inoportunos se suma el gran ciervo europeo, que acude al bosque en manadas muy numerosas Este otoño, la naturaleza agotada no tiene suficientes recursos para todos . La tensión aumenta . En vez de retirarse de inmediato, el ciervo se queda y protesta

Los bisontes no lo ven de la misma manera . En unos instantes la situación va a volverse incontrolable . El ciervo se decide por fin a reunir a su manada.  Pero sin que el ciervo lo viera, un bisonte le ha dado una cornada un cervatillo.  Comienza un calvario para el animal que está en el suelo

Gemidos Los gemidos de un animal herido pueden atraer a los lobos Aullidos El instinto protector de los bisontes los lleva a matar lo más rápido posible a todo aquel que pueda atraer a los predadores cerca de sus crías Harían lo mismo aunque fuera uno de los suyos EL arranque de violencia ha sido un arrebato pasajero, pero para mayor precaución, la hembra dominante ordena la huida a la manada Hay que alejarse de esta tierra en la que se ha derramado sangre; probablemente los lobos estén ya de camino

Hay que correr lo más rápido posible, a 45 kilómetros por hora Saltar fosos, escalar paredes de dos metros Proteger a las crías intercalándolas entre las hembras que encabezan la manada y los jóvenes machos que la cierran.  El objetivo de la matriarca es conseguir que su manada supere la estación más dura y aguantar hasta el próximo verano Pero no llegarán al verano si se equivoca de camino, si los enfrentamientos se multiplican o si se instala la violencia

El invierno ha llegado.  El paisaje ha cambiado por completo Su pelaje marrón se camuflaba entre los colores del otoño y su silueta pronto se perderá en las hierbas altas del verano, sin embargo ahora resalta sobre un fondo de bosque blanco Los ciervos, al igual que los bisontes, se adaptan a la nueva estación.  El otoño los ha preparado depositando en sus músculos una capa de grasa que los aísla del frío

Su se desarrolla y forma un manto más grueso, protector e impermeable Sopla el viento . Cuando hay borrasca, los bisontes buscan bosques de coníferas para protegerse del viento Los recursos del bosque en el que viven 480 bisontes en principio solo podrían sustentar a 250 . Cuando el invierno es muy riguroso, la comida escasea y los más débiles corren peligro.  La evolución los condena

Deben perecer, o mejor dicho, deberían perecer Afrontar el frío es una cosa, combatirlo al mismo tiempo que al hambre es casi imposible Sin embargo, debajo de los 40 centímetros de nieve hay bellotas, hierba, plantas secas ¿Pero, cómo van a llegar hasta ellos los más débiles? Tienen que conformarse con ramas duras y cortezas, cada vez más codiciadas.  El paso de los bisontes deja surcos en la nieve . Pasan y vuelven a pasar en busca de comida.  Esta labranza hace felices a muchos, ya que levanta la capa de nieve de las madrigueras de muchos roedores, ratones y topos Los pequeños carnívoros como el zorro, recuperan así un terreno de caza

En esta estación, la vulnerabilidad viene de la nieve que ralentiza y dificulta los movimientos . La primera responsabilidad de la matriarca es proteger a la manada de sus enemigos . El bisonte, por su aspecto imponente y fornido, no tiene muchos . Sin embargo, los lobos de una manada pueden organizarse y matar a los ejemplares más jóvenes y lentos Hay que evitar a cualquier precio que un bisonte se quede aislado

Por eso la manada permanece unida y forma una masa compacta.  Sopla el viento A veces, algunos, enfermos o inconscientes del peligro, escapan a la vigilancia de la hembra dominante . Un joven, sin saberlo, camina hacia la muerte ¡Ay de los débiles! El frío ha acabado con un joven bisonte errante Los lobos darían rienda suelta a su alegría de no ser por la increíble escena que va a suceder

Ignorando que su compañero ha muerto, uno de sus hermanos acude en su ayuda . Durante varias horas los bisontes intentan sin éxito calentar al que quisieran despertar . Sonido de pájaros Los lobos se impacientan . Por fin los bisontes se alejan.  Los lobos se acercan

El festín puede comenzar . No contaban con la obstinación de la manada de bisontes que vuelve a la carga.  Los lobos tardan en escapar.  Hacen mal . El cuerno de un bisonte puede perforarles el abdomen o el tórax

Los bisontes volverán unas cuantas veces más para cuidar a su compañero . No saben que la vida se le ha escapado Los bisontes, como todas las presas, tienen una predicción innata del peligro . Les viene de cuando tenían que enfrentarse a los “tigres de dientes de sable”, a los de las cavernas y a los predadores humanos.  La solidaridad les permitió evitarlos y sobrevivir

Migración

Por eso cuidan al joven muerto como si estuviese vivo y tuvieran que protegerlo.  Sopla el viento.  En otro tiempo los bisontes de Europa tuvieron que enfrentarse a terribles predadores.  Todos se han extinguido, pero el bisonte sigue aquí.  Sabe hacer frente al frío, a los lobos, al hambre Paradójicamente, hoy sigue vivo gracias al predador que casi lo aniquila: el hombre

En la década de 1920 quedaban 60 bisontes en parques zoológicos y reservas . No quedaba ninguno en libertad.  A partir de un puñado de animales que se salvaron de la guerra precisamente por estar encerrados, los científicos han recuperado la especie y la han reintroducido en Bialowieza, que era el lugar en el que vivían . El invierno ha tomado posesión del bosque Cada animal se adapta a su manera

Donde el hombre ve belleza, el bisonte ve hierba muerta, escasez, corteza, penuria . La matriarca ha percibido un olor inhabitual y conduce a la manada hacia la fuente de dicho aroma . Tienen delante todo un banquete . Los bisontes se abalanzan sobre la comida, abundante, sabrosa e inesperada.  Ahora los bisontes dependen del hombre Él acude en su ayuda.  Cada invierno, los trabajadores de la reserva de la biosfera distribuyen pesebres por los caminos que frecuentan las manadas

Sin este suplemento alimenticio los bisontes más jóvenes no sobrevivirían, y menos aún teniendo en cuenta la superpoblación de la reserva . Los ángeles de la guardia de Bialowieza alteran la selección natural, tanto en el caso de los bisontes como en el de otros animales como ciervos, corzos o jabalíes . El mundo ha entrado en una época que los científicos denominan antropoceno, es decir, la era del hombre, único dueño del destino de las demás especies . Los jabalíes, que están en los huesos, se precipitan como locos sobre la paja.  El jabalí gruñe El tamaño de los bisontes, ya recuperados, impresiona a los lobos que permanecen alejados

De no ser ellos la debilidad de los jabalíes los convertiría en una presa fácil.  Los días que preceden a la primavera constituyen el último tramo en el sendero del tiempo.  Unos días más, y todos tendrán garantizada la supervivencia, por lo menos durante unas semanas Graznan . Se necesita muy poco tiempo para que el hielo desaparezca y, muy poco sol para calentar las semillas enterradas.  Enseguida, el bosque se llena de olores dulces o amargos

Las ramas se llenan de brotes; la hierba brota del terreno que la nieve al fundirse ha colmado de agua.  Una especie de euforia se apodera del bosque . El canto las aves y el croar de las ranas celebran el regreso de la estación de la abundancia Bialowieza, uno de los tesoros más hermosos de Europa, podría sufrir una invasión de visitantes, pero sus infraestructuras poco desarrolladas limitan la capacidad para recibir turistas . La reserva sigue siendo el reino de los animales

La savia inunda las ramas.  La corteza de los sauces y de los tilos hace las delicias de los bisontes . Los paisajes reverdecen.  Los bisontes recuperan el peso que el invierno les había robado.  La matriarca novata ha conseguido guiar a su manada a lo largo de las estaciones

Se ha ganado el respeto de lo suyos . Ya nadie cuestionará su autoridad.  Los bisontes son jardineros ocasionales Al cortar las gramíneas y la hierba alta estimulan el crecimiento de la hierba corta, ya que recibe la luz más fácilmente.  Esto hace las delicias de corzos, jabalíes, liebres y demás herbívoros

De este modo, estos paisajistas eventuales evitan la proliferación de zarzas y malas hierbas, limitan el descontrol de los arbustos y previenen la formación de setos impenetrables . Su estiércol enriquece el suelo.  Con sus cascos eliminan musgo que asfixia a las plantas; con sus cuernos y patas liberan semillas que pronto germinarán Sus pezuñas se encargan de transportarlas a otros lugares . De este modo favorecen la biodiversidad

Canto de pájaros La abundancia de alimento evita que se produzca el agotamiento del suelo Los bisontes solo pacen la parte superior de la hierba.  Su acción estimula el crecimiento y rebrote de esta, ya que despiertan las semillas dormidas entre la hierba . En esta reserva el bisonte es lo que los científicos denominan una “especie paraguas”; es decir, que al protegerla, el hombre protege a todo un ecosistema.  Sin ella, no habría en el suelo estos viejos árboles muertos cuya madera al descomponerse alimenta a protozoos, setas, líquenes, plantas, batracios o insectos

La naturaleza recupera su dinamismo.  A la hembra dominante le queda un problema por resolver.  Sus congéneres necesitan sales y micronutrientes esenciales para su metabolismo, en especial sodio y calcio . Los corzos y los ciervos detectan las plantas cubiertas de restos de sal . Para ellos es suficiente, pero los bisontes necesitan un aporte mayor

La hembra dominante encuentra unos postes untados con los ansiados minerales.  Los empleados de la reserva han colocado estos mástiles igual que pusieron los pesebres en invierno . Los bisontes no son los únicos que disfrutan de ellos Canto de los pájaros . En esta época del año los bisontes y, en particular las hembras, necesitan sales; su cuerpo las demanda En lo más profundo de sus entrañas se está preparando un acontecimiento emocionante

Saciada de sales y calcio, la hembra dominante se aleja de los suyos.  Solo un acontecimiento puede empujarla a abandonarlos a su suerte Después de caminar varios kilómetros, encuentra el claro tranquilo tapizado de helechos que estaba buscando . Un río refresca el ambiente.  Es el lugar elegido para traer una vida al mundo

Un cuco canta Veinte kilos de huesos, de sangre; 20 kilos de carne que se añadirá a la carne del mundo . Veinte kilos de sufrimiento y plenitud La cría de bisonte ha nacido Enseguida se pone de pie Las presas tienen que erguirse lo antes posible por obligación, para que a los predadores no les de tiempo a aparecer

Al cabo de unas semanas, cuando ya se mantiene mejor sobre las patas, la madre conduce a su pequeño a la manada que la está esperando Mugen.  El joven bisonte se gana la simpatía de su público . Tiene las patas largas, la espalda recta, no tiene joroba ni cuernos.  La madre lo mantiene un poco apartado de los adultos para evitar que sus congéneres sean demasiado molestos e incluso agresivos con él . Pero enseguida el joven solo piensa en una cosa: lanzarse hacia sus semejante, hacia lo desconocido

Durante los primeros meses de vida, la madre lo amamanta más de diez veces al día.  El principio del destete se produce a partir de los dos meses de edad, entonces la cría de bisonte mastica la hierba de la primavera y las yemas de tallos y ramas . La matriarca ofrecerá al clan varios miembros más, hasta cumplir 17 años de edad.  Cada cría requerirá la atención de la madre durante un año, durante el cual la matriarca tendrá que repartirse entre la cría y la manada, hasta que la muerte o una rival la destrone.  Pero hasta que eso suceda, continuará con la misión para la que estaba destinada por sus genes e instinto