Saltar al contenido
Vídeos de documentales gratis

Sudáfrica Salvaje: Choque de corrientes ??

áfrica salvaje

▶ La vitalidad de todo un continente capturada en un territorio espectacular Un lugar que cumple las expectativas y luego las supera de forma espectacular

✅ Tras las familiares especies africanas prosperan individuos inesperados que sólo existen aquí en una tierra desafiante, generosa Y más diversa que casi cualquier otro lugar del planeta En el cabo de Buena esperanza, en el extremo sudoccidental de África Dos poderosos océanos con distintas personalidades chocan y convergen Desde el este, la cálida corriente de las Agujas llega del océano Índico

Mientras que la fría corriente de Benguela se alza principalmente desde las profundidades del Atlántico Su batalla trae unas condiciones climatológicas sin parangón y pingüinos Sus ancestros realizaron un largo viaje desde su hogar en el Antártico Aún no está vestido para estas temperaturas Resollando por el calor, encuentra alivio en las frías corrientes

Además de estar más cómodo, el agua que la corriente del Benguela levanta desde el lecho oceánico trae más plancton que el agua más cálida Esto atrae a más peces que sirven de alimento a los pingüinos La corriente es el salvavidas del cabo En la península, en una zona ligeramente más pequeña que Luxemburgo, prospera una gran diversidad de criaturas incluso para los estándares africanos Estas familiares especies han intercambiado el vagar por la sabana por una vida más cómoda en línea de playa

Parecen estar desubicados aquí como si fueran turistas desorientados pero no les importa esta climatología tan errática Por mucho que a los pingüinos les guste estar frescos en el agua, de vez en cuando tienen que salir Normalmente para hacer más pingüinos Y para hacer eso tienen que soportar a otros bípedos de tierra firme Los humanos no quieren hacerles daño, pero a menudo se olvidan de que los pingüinos estaban aquí primero

¡Un poco de respeto, por favor! Estas remisas celebridades no pueden escapar de los paparazzi Incluso los momentos más íntimos tienen espectadores Por suerte, los únicos pingüinos de África tienen su propia playa privada donde pueden anidar en paz aunque no en silencio Hay un motivo para que se les llame “Pingüinos de El Cabo” Gracias a un clima tan moderado, los pingüinos se reproducen en cualquier época del año Aquí no hay romances veraniegos

Una pareja puede estar unida durante más de diez años y volver al mismo nido Aunque, de vez en cuando hay que reformarlo Papá elige el mobiliario mientras mamá se va instalando Cuando el terreno escasea, los ánimos se caldean Hace treinta grados a la sombra el problema es que no hay sombra

 

La sudafrica salvaje

Está demasiado acalorado como para alejarse mucho, pero estas minucias no la impresionan Tendrá que buscar más lejos Tenía que intentarlo Dentro de unas semanas, su pareja pondrá dos huevos Sus parientes polares intentan evitar que sus crías se congelen, pero estos padres se turnarán para dar sombra a los huevos hasta que eclosionen cuarenta días después

El macho regresa al hogar con su magra colecta Hasta que descubre el nido sin vigilar de un vecino y urde un plan Tras coger su botín, intenta confundirse con la multitud Este ataque de cleptomanía le permitirá decorar su nido en nada de tiempo Su pareja no puede estar más contenta

Después de un día tan ajetreado Se ha ganado un merecido descanso El cabo es más que un lugar lleno de pingüinos, animales exóticos y turistas El océano trae consigo también oleadas de comercio A los pies de la montaña de la mesa yace Ciudad del Cabo

Fundada como estación de suministros para barcos mercantes en el siglo diecisiete Es hoy un perfecto ejemplo de globalización Un imán para gente de toda raza, igual que en el pasado Un aire húmedo marino se levanta desde la costa y se condensa, envolviendo la montaña de la mesa con un manto de nubes Y por debajo el reino floral de Ciudad del Cabo

Más o menos del tamaño de Portugal, es el más pequeño de los seis ecosistemas florales del mundo Éste espectacular matorral, llamado fynbos, se extiende a modo de guirnaldas a lo largo de valles y llanuras costeras Casi el setenta por ciento de las plantas del reino floral crecen únicamente aquí Incluyendo el Protea Rey, la flor nacional de Sudáfrica Toda esta belleza surge de la adversidad

La sorprendente alfombra floral del fynbos oculta un suelo pobre en nutrientes Es un lugar duro para árboles o animales grandes Pero un paraíso para este diminuto depredador Este agama Atra está atento hasta el más mínimo sonido Mientras que el grillo no parece percatarse de nada

Pero da la casualidad de que el inconsciente grillo salta sobre la rama de un árbol, volviéndose mucho más difícil de atrapar Al menos para el Agama La pérdida del Agama es la ganancia de otro Este camaleón enano del Cabo posee un apetito digno de admirar Aunque no está pensando en el desayuno

Este “Casanova” es un amante muy torpe, pero persistente Los camaleones enanos macho lo intentan con cada hembra que ven Su pretendiente tal vez se aparee con ella, pero no tiene por qué ser el padre de ninguna de sus crías Ella debe aparearse muchas veces antes de quedarse embarazada Y él puede olvidarse de las conversaciones de alcoba

Mientras él parte en busca de otras conquistas, ella se tomará su tiempo Tal vez incluso meses, hasta que las condiciones sean idóneas para que sus crías se desarrollen Se quedará sola a menos que otro pretendiente intente cortejarla La corriente Benguela del Antártico congela a los camaleones Se combina con el viento para crear unas gélidas ráfagas

Tanto en el cabo como bajo el agua Las algas marinas recubren la costa, proporcionando protección y criaderos a los habitantes marinos Un abulón adulto utiliza las grietas para ocultarse de sus depredadores, pero sus crías son un buen aperitivo Este Haplocylix se enfrenta a un delicioso dilema Una lapa su alimento favorito

O el aperitivo de abulón Para atrapar una lapa se requiere de una sorprendente delicadeza porque este caracol se aferra como una ventosa El pez conoce un truco grabado aquí por primera vez a súper cámara lenta Lo desenrosca a modo de tapón de botella Dejando a la cría de abulón en paz de momento

Su supervivencia depende de un aliado secreto Un ángel guardián disfrazado de erizo de mar Lo que pasa a continuación no había sido filmado jamás El erizo parece arrastrar a la cría de abulón hacia él, protegiéndola de los depredadores El pequeño erizo incluso se lleva un almuerzo gratis

No queda claro lo que gana el erizo con este acuerdo El abulón se quedará bajo este dosel de púas hasta alcanzar los cuatro centímetros Mientras tanto, él deberá encontrar otro aperitivo Mientras la cría de abulón descansa en las profundidades, los lobos marinos del Cabo abarrotan las pequeñas islas de la costa oeste donde la corriente Benguela les deja una pesca fantástica Estamos a noviembre, principios de verano, y temporada de nacimientos después de más de un año de embarazo Es un macho

Un macho sano de siete kilogramos Madre y cría establecen un vínculo prácticamente instantáneo El olfato juega un papel clave La voz es incluso más importante Madre y cría se reconocerán siempre por sus llamadas incluso sobre las de miles de escandalosos leones

Después de unos días de descanso, mamá necesita pescar para producir suficiente leche Los alcatraces de El Cabo son expertos en detectar bancos de peces desde varios metros de altura En cuanto un alcatraz fija su objetivo, se lanza como un misil a noventa kilómetros por hora, sumergiéndose a varios metros de profundidad El pez se aprovecha de la fría corriente Benguela y los alcatraces se aprovechan de los peces Sólo necesitan unos pocos intentos y volverán a casa con las reservas llenas

Para ser tan gráciles los aterrizajes pueden resultar difíciles Los padres se reúnen El polluelo está impaciente Su época de crianza está a punto de terminar y pronto tendrá que aprender a cazar por su cuenta Podrá sobrevivir diez días sin comida, por tanto más vale que aproveche bien su tiempo

Primera lección aprender a volar A pesar de sus esfuerzos, la falta de viento mantiene al polluelo en tierra Pasará un tiempo hasta que el desgarbado polluelo se transforme en un adulto elegante En la isla de los leones marinos, el cachorro, con una semana de vida, ya explora la zona Incluso ha hecho una amiga

Y comparten un enemigo mortal el brutal sol veraniego Los cachorros pueden morir cuando su pelaje se calienta hasta los ochenta grados centígrados Y las rocas se convierten en parrillas Este pequeño macho y su amiga buscan alivio en el mar Pero las gélidas aguas del Benguela no les darán descanso

Estos jóvenes leones no saben nadar bien y les falta el pelaje impermeable Por tanto es “salir de las brasas y caer en el congelador” Un refrescante baño en el mar puede ser una trampa mortal El joven macho está calado hasta los huesos Su amiga sube a una roca en busca de la ayuda de mamá

Este adulto no quiere saber nada de ella La pequeña debe arreglárselas por su cuenta La joven hembra, congelada tras el baño, no abandona Pero nadie está dispuesto a ayudarla Las hembras adultas sólo cuidan de sus propios cachorros

El joven macho se queda sin fuerzas Agotado por el calor En la isla de los alcatraces de El Cabo, se levanta la niebla Se cancelan todos los vuelos Cada vez más polluelos se aglutinan en la costa

Ahora están por su cuenta Es volar o morir Por fin, el sol del mediodía disipa la niebla Una brisa fresca les da ánimos Por fin ha llegado la hora

Empiezan poco a poco Es su primera vez en el mar y ha sido fácil Pero mamá no les ha dicho que la parte más difícil es volver a despegar Y eso no es lo peor No son tiburones, sino un grupo de jóvenes lobos marinos

Han abandonado sus zonas habituales de pesca para cazar alcatraces como si fueran patos de feria Sus compañeros implumes presencian el horror Pero realizan un salto de fe y se lanzan de todos modos porque si no se morirán de hambre Los agresores comen hasta saciarse y se largan Mientras tanto, la madre del cachorro vuelve de su viaje de pesca

Sin ser consciente de la tragedia que se desarrolla en su isla La amiga de su cachorro lucha por su vida Casi el veinte por ciento de los cachorros de lobo marino mueren en su primer mes de vida Por fin en casa, la madre llama inmediatamente a su cachorro en esta ruidosa isla Toda madre emite un mensaje único a su cría

En un tono que puede escucharse a dos kilómetros de distancia Si el cachorro no está demasiado débil como para oírlo El familiar sonido de la voz de su madre revive al cachorro Abandonará a su cría varias veces en las próximas semanas, después de pasar hasta siete días amamantándole Según la madre vaya engordando, la cría se irá haciendo más fuerte y más resistente a los crueles elementos del cabo

El caprichoso clima del cabo puede a menudo ser muy duro, pero las plantas del fynbos dependen en ello, hasta cierto punto El constante desfile de sequía y calor, lluvia y viento, requiere de hábiles estrategias de reproducción Y de cierta colaboración Este scelophysa trimeni pasa la mayoría del día en una margarita en flor Y cuando el día se termina, allí se quedará, acurrucándose para pasar la noche

Despertándose con el sol, sale de su flor con su pijama de polen, del que se despojará al realizar su ronda matutina El fynbos tiene más plantas polinizadas por aves que ningún otro lugar en el sur de África Uno de los polinizadores más prolíficos, el mielero abejaruco de El Cabo, habita únicamente aquí Y acercarse para beber su dulce néctar esta leucospermum pega su polen directamente entre sus ojos Y su estrategia compensa, porque el mielero visita más de trescientas flores al día

Mientras esta ave ofrece servicios de polinización, las plantas proporcionan alojamiento pero la seguridad de dicho hogar dependerá de los inquilinos Sólo el cinco por ciento de las serpientes de Sudáfrica viven únicamente de huevos Esta especie es una de ellas La serpiente rómbica quiere desayunar en el nido de un suimanga malaquita Esta joven serpiente sin colmillos, poco más gruesa que un lápiz, es capaz de devorar huevos mucho más grandes que su cabeza

Parece que no hay nadie en casa para vigilarlos Calibra la situación Estos huevos son demasiado grandes Tendrá que buscarse otros Pero antes de largarse, el suimanga le pilla en su regreso

Es papá, comprobando si los huevos han eclosionado La serpiente asusta al pájaro y el pájaro asusta a la serpiente Los huevos están intactos El matorral del fynbos alberga sorpresas en casi cada esquina En este territorio de microclimas, la lluvia puede salir de la nada

Este camaleón hembra la bebe Aún está esperando a las condiciones ideales para tener a sus crías Para otros, ha llegado el momento de pasar a la acción Bajo la superficie del océano, se activa un interruptor secreto y llegan los invasores Nadie sabe por qué, cuándo ni cuánto tiempo durará

Pero nada puede detener el ataque de estas langostas espinosas Miles de voraces crustáceos atraviesan el lecho marino Incluso para este puntiagudo erizo de mar, la resistencia es inútil ante las sorprendentemente hábiles garras de esta langosta Las langostas no son rápidas, pero hacen su trabajo devorando lo que necesitan El olor de la conquista hace sonar las campanas de cena desencadenando un frenesí alimenticio

Alerta roja para la cría de abulón, que debe arreglárselas sola Entonces, con la misma facilidad, el horror termina Las langostas se retiran tan misteriosamente como han salido Pero el mar nunca descansa y cuando entra la corriente de Benguela, prepara el escenario para otra invasión Una explosión de plancton, alimentada por las frías y nutritivas aguas y el cálido y soleado viento veraniego

Medusas, las más grandes del zooplancton, prosperan con su elegancia El viento a menudo las acorrala en masas gigantes Una medusa aguamar vaga sin dirección alguna, a merced de las corrientes El viento ha metido a esta medusa en un buen lío Varada, pronto empieza a descomponerse

El hedor aviva el interés de este extraño ser El bullia digitalis no suele vagar por su cuenta A menos que se vea tentado por el aroma de la descomposición Moviéndose a ritmo de caracol, tal vez nunca llegue a su cena Por tanto, extiende su vela y toma impulso

Surfean las olas hasta donde pueden Y luego toman la playa a modo de viscosos zombies Pero no buscan cerebros ya que las medusas no tienen cerebro Los caracoles van directos a por los hipercalóricos genitales de la medusa muerta No hay tiempo que perder

A medida que el sol calienta la playa y el agua se va retirando, toman precauciones para evitar el mismo destino abrasador que las medusas Enterrándose bajo la húmeda arena Esperando pillar una ola o el aroma de la cena El sol sudafricano que los expulsa de la playa también se cobra su precio en el interior de la isla El fynbos, necesitado de lluvia, se seca

Hasta que de repente Las llamas lo consumen todo, sin hacer distinciones Pero también son esenciales, porque el fynbos necesita el fuego tanto como la lluvia Del apocalipsis, surgirán nuevos brotes El infierno activa las vainas de las proteas y de otras plantas para que germinen

En poco tiempo, comenzará el resurgir Lo que parece un terreno yermo es sólo parte del ciclo Así es la naturaleza presionando el botón de pausa La estación trae cambios por todas partes En una parte del fynbos no tocada por el fuego, la hembra de camaleón es por fin madre, meses después de aparearse

Su cría no es más grande que un meñique humano La mayoría de los reptiles ponen huevos, pero eso no sirve en El Cabo Hace demasiado frío La vida aquí no es como en ningún otro lugar Y las criaturas de El Cabo deben adaptarse

Para el camaleón, eso significa esperar por el momento adecuado y luego dar a luz hasta una docena de crías vivas Los hermanos de este chiquitín ya se han dispersado, han ido a reclamar su trozo de terreno en esta familiar a la par que peculiar parte de Sudáfrica Un territorio que cambia de humor como un camaleón muda su color Los océanos, cambiantes, indiferentes, modelan la vida en sus profundidades y más allá de sus costas En el extremo de África donde las corrientes colisionan lanzan un hechizo transformador

Sin ellos, éste sería un lugar muy distinto Aquí es donde comienza la leyenda de Sudáfrica