Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Saltar al contenido
Vídeos de documentales gratis

Viaje en tren por Europa: De Budapest a Varsovia 🚂🚅

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Situada a caballo entre las orillas izquierda y derecha del río Danubio Budapest es la capital de Hungría, comienzo de mi viaje en tren por Europa del Este Durante la mayor parte de mi vida este es el tipo de imaginería que ha conformado mi visión de Hungría: el bloque del Este, la ocupación soviética los desfiles militares a paso de ganso y una sociedad totalitaria

Para mí el telón de acero de Winston Churchill era más un bloque mental que una división geopolítica “Grandes viajes en tren por Europa De Budapest a Varsovia” Cuando pensamos en Europa nos vienen a la cabeza las grandes potencias coloniales de antaño: Francia, Inglaterra, Alemania, Italia y España Solemos olvidarnos de que la Europa moderna se extiende mucho más allá de esas fronteras

En los últimos 2000 años Europa ha visto formarse y disolverse imperios y reinos a lo largo y ancho del continente Sus territorios y sus pueblos se han dividido y unificado una y otra vez, propiciando amistades históricas duraderas entre los pueblos que se han mantenido hasta hoy Como ocurrió con Hungría y Polonia Me dispongo a viajar desde la capital de Hungría, Budapest, rumbo al norte, a Polonia, pasando por Eslovaquia Primero haré una parada en la antigua ciudad de Cracovia, antes de seguir a la capital polaca, Varsovia

La clave para entender la ciudad es naturalmente su río El Danubio ha sido durante milenios uno de los principales puertos mercantes de Europa Los griegos, los romanos, los celtas los vikingos, y tantas otras culturas han comerciado a lo largo y ancho de sus orillas Las mercancías habrán cambiado con los siglos, pero el Danubio sigue siendo una constante Y no solo han cambiado las mercancías, sino también los pueblos y las ideas Hasta el siglo XIX las ciudades de Buda y Pest eran entidades separadas

 

Desde Budapest hasta Varsovia

Siempre habían sido un punto de encuentro para los intercambios culturales entre el este y el oeste, y el norte y sur de Europa Buda se encontró durante siglos en plena línea de frente de las guerras que enfrentaron a la alianza cristiana entre Hungría, Polonia y Austria y a los turcos otomanos Durante 150 años la ciudad estuvo incorporada al Imperio otomano; un legado del que aún quedan vestigios La construcción del puente de las Cadenas marca un momento emblemático en la historia de Budapest 9Su construcción duró diez años, y se terminó en 1849 con gran pompa y boato

Por primera vez las ciudades gemelas de Buda y Pest estaban conectadas físicamente; esto es Pest y aquello es Buda Habría que esperar otros 25 años antes de que se unieran por fin y pasaran a ser la capital de Hungría en el seno del Imperio austrohúngaro Durante el periodo que vivieron bajo el Imperio otomano las poblaciones locales adoptaron algunas de las aficiones turcas La más llamativa de todas es la pasión por los baños públicos Y no hay lugar mejor para comprobarlo que los baños de Szechenyi El doctor Andreas lleva años viniendo aquí

El pueblo de Budapest disfruta de la cultura de los baños desde tiempos antiguos; los romanos, los otomanos Háblame de este lugar tan fantástico La fortaleza de los otomanos se encontraba en Buda Allí había una verdadera cultura de los baños otomanos; pero tras la liberación de la ciudad, cayeron en el olvido

La verdadera reinvención de la cultura de los baños se produjo en el siglo XIX Este balneario tan espacioso y elegante se abrió en 1913, solo un año antes de que estallase la Primera Guerra Mundial Podría decirse que era el periodo de esplendor de Budapest La historia del ferrocarril húngaro comenzó oficialmente en julio de 1846 Se tardó dos décadas en planificarlo y construirlo, con algún que otro retraso ocasional Inicialmente estaba en manos privadas, hasta 1868, cuando se fundó la Compañía Estatal de Ferrocarriles Húngara

A partir de ese momento la red conoció una rápida expansión y se establecieron enlaces con Praga, Belgrado, y otras capitales europeas Me encuentro en el primer sistema de trenes subterráneos construido en la Europa continental, y segundo el mundo después del de Londres Se inauguró en 1896, y se conoce como el Metropolitano del milenio Aunque aún conserva cierto aire de antigüedad, el sistema cuenta hoy con 52 estaciones repartidas en cuatro líneas, y cubre la friolera de 300 millones de trayectos al año Desde comienzos del siglo XVIII hay una importante comunidad judía en Budapest, aunque nunca ha habido un gueto propiamente dicho

Se integraron en la vida local como en ninguna otra parte en Europa Simplemente, eran una minoría religiosa entre otras Esta es la sinagoga Dohány; fue construida en 1854, y también se conoce como la gran sinagoga, probablemente porque es la más grande de Europa Como ha ocurrido en tantos otros países de Centroeuropa y Europa del Este, los judíos han desempañado un papel fundamental en la vida y la historia de Budapest ya sea en la industria, el arte, la música o la ciencia Hasta la Segunda Guerra Mundial, los judíos constituían un 5 % de la población de Hungría, y un 23 % de la de Budapest Durante la Segunda Guerra Mundial fueron deportados 600

000 judíos húngaros a los campos de exterminio de Polonia Las deportaciones comenzaron a mediados de mayo de 1944, y para finales de julio los únicos judíos que quedaban en el país se encontraban aquí, en Budapest Tuvieron suerte, ya que desembarco de Normandía impidió su deportación Para ellos fue una liberación milagrosa El viaje que voy a realizar de Hungría a Polonia no solo emula las rutas comerciales de la Edad Media, sino que es la misma ruta infausta que siguieron las víctimas del holocausto Construida entre 1881 y 1884, la estación de Budapest, Keleti, pertenece al periodo de expansión de la Compañía Estatal de Ferrocarriles Húngara Sé que es un poco un cliché referirse a las estaciones de tren como las catedrales de la revolución técnico industrial del siglo XIX

Pero la verdad es que por una vez no puedo evitar pensar que es cierto Mi viaje comienza aquí; ¡11 horas! Me he traído un buen libro: “Guerra y paz” Por caprichos de los itinerarios de tren locales, este tren sale de Budapest y se dirige primero al noroeste, rumbo a Bratislava, en Eslovaquia, antes de torcer al nordeste para dirigirse a Cracovia, en Polonia Estamos pasando por las afueras de Budapest, y se percibe una suerte de dejadez postsoviética; pero me gusta esta especie de sensación melancólica, desprende una atmósfera increíble Hace rato que hemos dejado atrás Budapest, y nos estamos dirigiendo a Varsovia vía Cracovia; pero es una ruta increíblemente sinuosa, ya que voy a ir primero al Oeste, a Bratislava, para luego volver al Este Ríos y ferrocarriles

Los medios de transporte cambian, al igual que las mercancías, pero es asombroso que el sistema ferroviario de Europa del Este construido en el siglo XIX se corresponda casi con las rutas comerciales de la Edad Media Aún queda un trecho para llegar a Cracovia Este es el tercer tren al que me subo hoy; dos transbordos Este es diferente del primero que cogí esta mañana, que era interurbano Este es de una línea local, un tanto destartalado, pero tiene su encanto

Acabo de encontrarme con un par de compatriotas que viajan en este tren ¿Cuál es vuestro itinerario? Empezamos el viaje en Ámsterdam, y queremos llegar a Croacia al final de este mes ¿Qué os trae por aquí? ¿Por qué Europa del Este? Es más barato que Europa Occidental Buena razón ¿Qué nota la pondrías a este tren? Aquí hay un arañazo de 1993, que es antes de que naciéramos

Ojalá pudiera decir lo mismo Pero hemos viajado en trenes muy agradables, en algunos incluso en primera clase sin darnos cuenta -De polizones Aunque nos echaron enseguida Pero sí, este está bien

Cracovia ¡por fin! Once horas Ha sido un día larguísimo Cracovia es la segunda ciudad más importante de Polonia, y su fundación se remonta al siglo VII; de hecho fue la capital polaca hasta 1569, y se suele considerar como el verdadero centro académico, cultural y artístico del país Un resumen de la historia del país Los orígenes del Reino de Polonia se remontan a finales del siglo X

Floreció durante la Edad Media, un periodo de intercambios comerciales y culturales que culminaron con la mancomunidad polaco lituana de los siglos XV y XVI, para luego entrar en una larga fase de declive a raíz de una serie de guerras devastadoras con sus vecinos más poderos y agresivos: Rusia al Este, Suecia y Prusia al Norte, Austria al Oeste, y al Sur los otomanos No es precisamente una posición envidiable Estamos en la Lonja de los Paños, el centro de la vida comercial de Cracovia en la Edad Media Las telas eran una mercancía importante por aquel entonces junto con los cereales, la sal, el vino del sur, el oro y el ámbar El ámbar u oro del norte, era una mercancía especialmente codiciada, que se recolectaba en los bosques del norte de Polonia el Báltico

Se transportaba al Sur vía Budapest, hasta las orillas del Mar Negro Cracovia era una importante cámara de compensación en la llamada ruta del ámbar Situado en los confines del caso antiguo de Cracovia, el castillo de Wawel fue la residencia de los reyes de Polonia hasta el siglo XVII; y como todo buen castillo, está asociado a una leyenda: “Erase una vez un dragón llamado Smoke que devoraba a las doncellas en su mazmorra” Claramente, un antepasado de Julio Iglesias Me encuentro en el corazón del antiguo barrio judío de Cracovia el Kazimierz Los judíos se instalaron en Cracovia en el siglo XIV

Desempeñaron un papel importante como intermediarios en el lucrativo comercio de la sal con Hungría En vísperas de la II Guerra Mundial vivían unos 70000 judíos en Cracovia; solo sobrevivió un 10 % a la ocupación nazi Muchos de los que sobrevivieron le deben la vida a un solo hombre, Oskar Schindler Oskar Schindler era un hombre con muchas facetas: el ciudadano checo, el industrial, el mujeriego, el amante de las motos de carreras, el espía, el miembro cotizante del partido nazi, y sin embargo fue reconocido como uno de los justos entre las naciones; los no judíos que salvaron vidas judías durante el holocausto nazi

Muchos conoceréis su historia a través de la película de Steven Spielberg “La lista de Schindler”, basada en una novela de Thomas Keneally Cuenta cómo durante la guerra, Oskar Schindler salvó la vida de sus empleados judíos, unos 1200 en total, que trabajaban en su fábrica de esmaltes situada a las afueras de Cracovia Este museo es francamente impresionante Las exposiciones son una hábil combinación de objetos, fotos, y documentos de aquel periodo con una serie de instalaciones multimedia destinadas a crear una experiencia inmersiva

Cuando adquirió la fábrica, al poco de estallar la Segunda Guerra Mundial, parece ser que la principal motivación de Schindler era el lucro Por eso empleó trabajadores judíos, que eran más baratos que los polacos Pero en un momento dado tomó conciencia del terrible destino de los habitantes judíos de Cracovia Muchos de ellos habían sido desahuciados de sus casas en 1940, y hacinados en un gueto improvisado; y luego estaban los miles de personas que fueron deportadas a los campos de trabajos forzados y a los campos de concentración Schindler, decidió hacer todo cuanto estuviera en sus manos para salvar a los trabajadores judíos que empleaba en su fábrica Esta habitación recoge todos sus testimonios “Los expulsó y nos ofreció un té caliente Mi hermana mayor se prestó a acompañarnos porque quería ocuparse de mis hermanos y yo

Estábamos aterrorizados” ¡Hola! Un bagel, por favor Estoy en la estación de tren de Cracovia, a punto de subirme a un tren que me llevará a Varsovia, la última etapa de mi viaje Antes de embarcarme he comprado un bagel Hay una creencia popular según la cual su origen se remonta al sitio de Viena de 1683

Se supone que representa un estribo para conmemora la victoria de los polacos frente a los otomanos devolviendo la ciudad a los austríacos Pero en realidad es una receta mucho más antigua, aunque originaria de Cracovia Tengo que darme prisa, me espera el tren Por suerte, la última etapa de mi viaje es mucho más rápida que la primera El tren de Cracovia a Varsovia tarda unas tres horas en recorrer casi 300 kilómetros por el corazón de Polonia

Los campos de trigo kilométricos y los bosques interminables me recuerdan a mis tiempos de estudiante, cuando iba a ver cine de arte y ensayo polaco Parece un paisaje sacado de esas películas El vagón restaurante no está nada mal El bagel me ha dado algo de sed Más que un estribo yo diría que es una espuela

Nada que ver con el tren que me trajo a Cracovia, que tenía un aspecto más rústico; de tren rural supongo Este parece un tren interurbano

Es cómodo Espero que el café esté bueno ¿Cuántos años tiene tu hija? Dos y medio Dos y medio Se nota que le gusta la pasta

¿Es un plato polaco típico? Sí, es muy muy típico de aquí; se llama “pierogi” ¿Es un plato de pasta o? Sí, es pasta rellena

Pasta rellena, vale Tiene una pinta deliciosa Sí, está muy rico Si tu hija no se acaba el plato me lo como yo No, me lo voy a acabar yo

¿Sí? Pues nada ¿De dónde eres? De Varsovia ¿De Varsovia? No sé nada de la ciudad ¿Qué hace uno un domingo por la tarde en Varsovia? Puedes visitar un lugar llamado Lazienki; es un parque, y hacen recitales de piano de Chopin ¿En serio? Pues suena muy bien

¿Y es al aire libre?, ¿la gente se sienta en la hierba a escuchar? Sí, eso es ¡Genial! Es lo que me apetece hacer Deberías ir ¡Sí, será maravilloso! Gracias Polonia es la economía europea que más ha crecido a lo largo de la última década; y se nota nada más llegar a la estación de Varsovia

Fundada a principios del siglo XIII, Varsovia es la capital de Polonia, con 1700000 habitantes Está situada a orillas del río Vístula, a 260 km del mar Báltico Es el mismo río que pasa por Cracovia, y en la Edad Media era un puerto mercante

 

Documental de viajes en tren por Europa

Podría describirse Varsovia como una ciudad paradójica El visitante espera encontrarse con una ciudad severa y recatada al más puro estilo soviético; cuando en realidad desprende una actitud un tanto relajada y despreocupada hacia la vida También se espera uno que esté plagada de monumentos antiguos y venerables; pero una vez más, no es así para nada El caso viejo de Varsovia no es tan viejo como parece No hay un solo edificio a la redonda que no sea posterior a la Segunda Guerra Mundial

Tras el levantamiento de Varsovia de 1944, los alemanes arrasaron el centro de la ciudad Fue un verdadero infierno Las imágenes de archivo muestra cómo los muros estallaban por el calor Así que todo lo que vemos es en realidad una reconstrucción Es un poco como un decorado de cine

No se puede contar la historia de Varsovia sin recordar la historia de sus habitantes judíos, y los atroces acontecimientos que tuvieron lugar aquí hace más de 70 años Mijail guía a los visitantes por la zona Varsovia era una de las mayores comunidades judías del mundo; la segunda después de Nueva York en términos cuantitativos En 1939, uno de cada tres habitantes de Varsovia era judío, con lo que había cerca de 400000 judíos viviendo en la ciudad

Esta calle por la que estamos pasando se llama ahora calle de los Héroes del gueto Antes de la guerra era la calle Nalewki, y era la más concurrida del barrio judío Había más de 700 negocios, además de varios oratorios; también pasaba un tranvía por el centro de la calle, obviamente, como puedes ver El resto eran hileras de edificios que quedaron destruidos durante la guerra Varsovia está plagada de vestigios de la Segunda Guerra Mundial

Este es el muro original del parque, y como puedes ver está acribillado a balazos ¿En serio? Todas las construcciones de piedra de antes de la guerra presentan agujeros de bala Ya veo Este memorial señala el antiguo emplazamiento de los muros del gueto Como puedes ver en el mapa, nos encontramos en esta zona

Por aquí pasaba el muro del gueto El gueto de Varsovia fue creado en el otoño de 1940 El plan de los nazis era encerrar a toda la población judía de Varsovia emparedarlos Estaba rodeado por un muro de tres metros de altura con alambre de espino; y hacinaron a cerca de 500000 personas dentro del gueto

Así que, como te puedes imaginar, las condiciones sanitarias y de vida del gueto en general eran lamentables Es la razón por la que la tasa de mortalidad era tan elevada Tras solo dos años de existencia, entre 1940 y 1942, murieron cerca de 100000 personas en el gueto debido a las condiciones tan terribles en las que vivían En enero de 1942 los nazis lanzaron la llamada “solución final al problema judío en Europa”, que consistía en mandarlos a los campos de exterminio

Y eso fue lo que ocurrió en Varsovia en el verano de 1942 Este lugar se llamaba Umschlagplatz Era un gran espacio abierto por el que pasaban las vías del tren En tan solo dos meses en 1942, juntaron aquí a 300000 personas para enviarlas al campo de Treblinka, donde la mayoría perdió la vida

Es un lugar muy triste y simbólico Muchos habitantes de Varsovia partieron de aquí para no volver El campo de exterminio de Treblinka se encuentra a 80 km de Varsovia Hoy alberga este recordatorio futurista y sobrecogedor que evoca los horrores inimaginables que se produjeron aquí; 17000 piedras afiladas que representan tan solo una fracción diminuta de las 900

000 personas que fueron ejecutadas en un periodo de cuatro años entre estos pinares, donde hoy reina un silencio perturbador He decidido pasarme por el recital de Chopin del parque real Lazienki Hace ya 55 años que se celebra Un par de conciertos cada domingo en verano Una idea muy agradable Y aquí está, el genio en persona

Frederick Chopin, el polaco más famoso de todos los tiempos en el campo artístico Frederick Chopin nació en Varsovia en 1810 Fue un niño prodigio que ya tocaba el piano y componía con tan solo nueve años Ganó fama mundial, erigiéndose en el mayor exponente del romanticismo musical Su inspiración poética se cimentaba en un dominio técnico sin parangón en su generación

Durante la mayor parte de su vida, Chopin tuvo una salud frágil Murió en París en 1849 de tuberculosis